¿Por qué mi perro come palos y cómo evitarlo?

¿Por qué mi perro come palos y ramas?
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Esta es una pregunta que todos los entrenadores y entrenadoras de perros han escuchado alguna vez. Quizás no específicamente palos, pero frecuentemente escuchamos la pregunta: “¿Por qué mi perro se come X?”

Cacas de conejos, rocas, piedras, ramas, cortezas, plástico, hierba, etc. 

A pesar de nuestras mejores intenciones como dueños y dueñas, con el tiempo parece como si pasáramos un 25% del tiempo en el jardín gritando y diciéndole a nuestro perro “¿Qué tienes en la boca?” 

Y aunque esto es algo increíblemente común, especialmente con palos y ramas, puede ser un hábito peligroso así como no deseable. Los palos presentan peligros potenciales como astillas y partes afiladas que pueden causar daños serios en el esófago e intestinos del perro. 

Así que, ¿Cómo puedes hacer para que tu perro deje de comer palos? Aquí es donde el entrenamiento entra en acción. 

A continuación te traemos algunos entrenamiento y opciones para ayudar a tu perro a superar este mal hábito. 

¿Por qué los perros comen palos y ramas?

¿Por qué los perros comen palos?

Antes de profundizar en los métodos de entrenamiento que necesitarás usar para evitar que tu perro coma palos y ramas, a continuación hablaremos acerca de las razones de por qué tu perro podría estar comiendo palos. 

Siempre es bueno tener un entendimiento completo sobre las razones por las que algo está pasando, así podrás crear un plan para solventar el problema. 

Condiciones médicas

Mi mantra es “siempre descartar causas médicas primero.” Y aunque comer palos parece ser un síntoma raro de un problema médica, de hecho puede serlo. 

El problema médico podría ser tan simple como una deficiencia calórica, o una condición tan rara como el pica, la cual causa que tu perro coma objetos de forma compulsiva. 

Algunas de las condiciones médicas que podrían provocar que tu perro coma palos (u otros objetos) incluyen: 

Deficiencias nutricionales

Los perros podrían empezar a comer objetos extraños con la intención de obtener nutrientes que no están obteniendo a través de su alimento.

Desórdenes digestivos

Al igual que algunas personas se beben un vaso de leche para rebajar los ardores o el malestar estomacal, los perros a veces intentarán cualquier cosa para calmar cualquier tipo de malestar en la tripa. 

Hambre

Simple y llanamente, si tu perro está realmente hambriento, este podría intentar comerse cualquier cosa que encuentre en el suelo. 

Por supuesto si tu perro tiene un peso saludable o incluso un poco de sobrepeso y aun así parece tener hambre todo el tiempo, podrías necesitar observar otros problemas médicos como la tiroides. 

Problemas dentales

Piensa en un palo como un gran palillo de dientes. A veces tan solo queremos quitarnos algo de entre los dientes para aliviar el malestar en las encías. 

Esto es especialmente cierto en cachorros y perros jóvenes que podrían estar echando los dientes. Para estos cachorros, encontrar algunos juguetes masticables para ellos es la mejor alternativa. 

Pero realmente, cualquier tipo de problema dental podría provocar que tu perro mastique palos y ramas. Considera llevar a tu perro al veterinario o veterinaria para que le realice una limpieza bucal y así asegurarte de que tu perro tiene la boca limpia y en perfecto estado. 

Pica

El pica es de algún modo una condición extraña, la cual pueden sufrir los humanos también. Es un desorden psicológico caracterizado por la apetencia de sustancias que no tienen ningún nutriente. 

En otras palabras, normalmente conlleva el consumo de cosas que no son comida. 

Razones conductuales

Junto a los problemas médicos, hay algunas razones conductuales por las que tu perro podría empezar a comerse palos y ramas. A continuación hablaremos acerca de las más comunes. 

Aburrimiento

Los perros poco estimulados a menudo se aburren, y morder palos es algo que pueden hacer para entretenerse. Y a los perros les encanta morder cosas. 

Búsqueda de atención

Si cada vez que tu perro va y agarra un palo, saltas, y dices “¿Qué tienes ahí?” “¡Dámelo!” y luego empiezas a jugar a “perseguir a tu perro”, entonces es probable que tu perro continúe jugando a este juego. 

Después de todo, tu estabas aburrido o aburrida, pero cuando tu perro agarró el palo, empezaste a divertirte. 

Hábito

Un día (y por la razón que fuera), tu perro empezó a morder palos, y ahora este comportamiento ha empezado a ser parte de su rutina diaria. 

Una forma poco apropiada de liberar energía

Los perros que son privados de una forma positiva de liberar energía podrían llegar a quemar este exceso de energía de forma inusual. Así que, morder palos podría ser una opción. 

Muchos perros que no reciben un ejercicio adecuado o una suficiente estimulación mental adoptarán otros hábitos para sobrellevar el aburrimiento. 

¿Es peligroso si mi perro come palos?

que hacer si tu cachorro muerde mucho

Es una locura pensar lo peligroso que puede ser comerse un palo. Aun así, son perros y a los perros les encanta morder palos y ramas todo el tiempo. Y esto es verdad. 

No todos los palos van a causarle un problema a tu perro, pero cuando tan solo uno lo haga, puede suponer un gran problema. 

Las lesiones médicas relacionadas con palos pueden agruparse en tres categorías: 

  • Dental.

  • Tracto digestivo. 

  • Toxicidad. 

Los problema dentales a menudo desaparecer cuando las astillas o los trozos sueltos se rompen y se desprender de la boca del perro, lesionando las encías, lengua, y dientes. A veces estos problemas se resuelven por si solos, pero otras veces dan como resultado infecciones. 

Las lesiones en el tracto digestivo son incluso más peligrosas. En algunos casos podrían dar como resultado la perforación de la garganta o de los intestinos, mientras otras veces acaban causando la obstrucción parcial de los conductos respiratorios, o irritación en el estómago que causa problemas serios en la vejiga. 

Finalmente, algunos palos pueden estar contaminados con sustancias tóxicas, las cuales pueden causar que tu perro caiga enfermo. En ocasiones tu perro podría enfermar tras ingerir algunos pesticidas que se encuentren en los palos y ramas antes de que los agarre. 

Y no tiene porqué ser un veneno o pesticida. Hongos, moho, y otras bacterias pueden crecer en los palos y provocar que tu perro enferme. 

¿Qué debería hacer si mi perro se comió un palo?

Es una buena idea llamar al veterinario o veterinaria en cualquier momento en que adviertas que tu perro se ha comido un palo. En muchos casos, tu veterinario/a te dirá que esperar y observes a tu perro, pero este o esta también podría pensar que es importante que lleves a tu perro a la clínica inmediatamente. 

Mientras esperas y monitorizas a tu perro, trata de observar los siguientes síntomas específicos: 

  • Incomodidad obvia. 

  • Dolor. 

  • Sangrado en la boca. 

  • Sangrado del recto. 

  • Vómitos. 

  • Esfuerzo para defecar. 

  • Diarrea. 

  • Comportamientos extraños. 

No intentes inducir a tu perro al vómito a menos que tu veterinario o veterinaria te de instrucciones para que lo hagas. Incluso si el palo entró sin causar una lesión, esto no significa que vaya a salir de forma limpia. Forzar a tu perro a vomitar podría accidentalmente crear un problema mayor. Además, las técnicas para inducir al vómito son peligrosas. 

¿Cómo evitar que tu perro coma palos? Pasos para el éxito

eructos en perros

Una vez que hayas descubierto por qué tu perro come palos, podrás seguir un programa para evitar y parar este comportamiento. 

Si la causa está relacionada con la salud, necesitarás solicitar la ayuda de tu veterinario o veterinaria para localizar el problema, pero para la mayoría de causas relacionadas con el comportamiento se localizan y se tratan mejor a través de una serie de estrategias de entrenamiento. 

Estrategias para evitar que tu perro coma palos

Una de las formas más simples para evitar que tu perro coma palos y ramas, es controlar su entorno. Controlar el entorno de tu perro esencialmente significa ajustar los alrededores de tu perro, horarios, o interacciones, para prevenir que ocurran comportamiento problemáticos. 

Mantén tu jardín libre de palos

Después de todo, tu perro no puede comerse ningún palo, si no hay palos. Tan solo sal al jardín antes de jugar con tu perro y recoge cualquier palo o rama que haya caído. 

Monitoriza a tu perro mientras está fuera

Seamos honestos, los palos y ramas no son nuestra única preocupación ¿Verdad? Se activo o activa cuando estés fuera con tu perro, puedes asegurarte de que tu perro no esté cavando, comiendo, escalando, o escapándose. 

Esto también te dará, como dueño o dueña, más juego y oportunidades para reforzar el vínculo con tu mascota. 

Apórtale a tu perro alternativas más apropiadas para mascar

Darle a tu perro un juguete masticable seguro para que pueda morder es una forma genial de reducir el comportamiento de comerse palos. Esto es especialmente útil para cachorros que están pasando por las primeras fases de morderlo todo. 

Si tu perro tiene alternativas verdaderamente divertidas, este terminará dejando los palos tranquilos. 

Elimina o identifica condiciones médicas

Como mencionamos anteriormente, es siempre importante identificar cualquier problema médico que podría estar causando que tu perro coma palos. Si, por ejemplo, tu perro tiene deficiencia de minerales o nutrientes, habla con tu veterinario o veterinaria para cambiar la dieta de tu perro a una con los nutrientes que tu perro necesite. 

Por otro lado, si tu perro tiene pica, entonces necesitarás entrenarlo para llevar un bozal mientras esté en la calle para evitar que coma cosas inapropiadas.

Estrategias de entrenamiento

Controlar el entorno de tu perro es una buena forma de ayudar a tu perro con el comportamiento de comerse palos, pero esto no siempre funciona. 

De acuerdo a esto, es buena idea emplear soluciones de entrenamiento junto a tus intentos de controlar el entorno de tu perro. 

Enséñale a tu perro el comando “Suelta”

El comando “suelta” significa “deja de hacer lo que estés haciendo/no hagas eso/no vayas ahí.”

Practica dentro de casa, y empieza usando comida. Siempre practica de una manera que si fallas, no haya ningún tipo de repercusión médica o de seguridad. 

Entrena esta habilidad sentándote en el suelo y sujetando un snack o bocado en frente de tu perro. El podría olerlo, darle con la pata, lamerlo. No importa. 

Espera hasta que de un paso atrás (por su propia cuenta) y entonces recompensa este comportamiento dándole algo de comida. 

No te preocupes por no usar todavía ningún comando vocal. Enséñale la habilidad primero, y nómbrala más tarde. Poco a poco empieza a hacer la comida más visible o accesible y cada vez que tu perro retroceda, recompénsale. 

Una vez que puedas reverla toda la comida en el suelo, y tu perro retroceda, sabrás que estás preparado o preparada para verbalizar el comando. En otras palabras, estarás asociando el comando “Suelta” a este comportamiento. Así que dile a tu perro “Suelta” mientras pones la comida en el suelo. 

Cuando tu perro no vaya a por la comida, refuerza el comportamiento dándole algo de comida o un premio. Y muchos cariños.

Finalmente, practica este juego en el jardín o en la calle, en escenarios donde vaya a ser realmente necesario. La próxima vez que veas a tu perro yendo a por un palo, dile “Suelta”. 

Una vez que lo haga, prémialo. 

Haz un trato con tu perro

Otro juego que puedes hacer es enseñarle a tu perro a negociar contigo con los objetos (palos en este caso) por premios o juguetes. Haciendo esto, puedes enseñarle a tu perro a encontrar palos, pero que luego te los traiga a ti. 

Entonces puedes poner los palos en un lugar seguro, y sabrás que tu perro no los agarrará para morderlos, y en lugar de ello te los traerá. 

Necesitas empezar el juego teniendo algo que sea tan bueno o mejor que lo que tu perro tenga. Y por supuesto, no puedes dictar lo que tu perro crea que es mejor que un palo. Solo tu perro puede hacer eso. Pero una vez que hayas descubierto que juguete o comida es genial para tu perro, puedes empezar a practicar el trato. 

Lo que no nunca debes hacer es perseguir a tu perro por todos lados, pelear por quitarle el palo de la boca, o gritarle como un loco o loca. Estos comportamientos por parte tuya son más propensos a crear comportamiento de esconderse o escabullirse por parte de tu perro. O peor, esto podría causar que tu perro empiece a custodiar sus palos. 

Si estás constantemente quitando y nunca dando, tu perro te verá como un ladrón o ladrona del cual necesita proteger sus bienes. No seas un ladrón o ladrona, se una persona de negocios. 

Y recuerda, si tu perro dice “No gracias, no es lo suficientemente bueno para mi,” tienes que respetarlo y tendrás que buscar algo mejor. 

Preguntas frecuentas acerca de los perros que comen palos

El comportamiento de comerse palos es muy común en perros, y tiende a causar que los dueños y dueñas tengan muchas preguntas al respecto. Pero no te preocupes. ¡Tu tienes las preguntas y nosotros tenemos las respuestas!

¿Es seguro para mi perro comerse palos?

No. Es un comportamiento natural, pero puede tener consecuencias serias. Así que aunque tu perro no esté haciendo nada malo al comerse un palo, este está haciendo algo peligroso. 

¿Por qué a los perros les gusta comerse palos?

Hay una serie de razones por los que a los perros les gusta comerse palos y ramas, incluyendo aburrimiento, ansiedad, deficiencias nutricionales, y condiciones médicas. Descubre cualquier problema médico antes de empezar con cualquier entrenamiento. 

¿Debería quitarle los palos a mi perro?

Si. Pero no sin negociar con tu perro. Arriba en el post te contamos más información acerca de este entrenamiento. 

¿Qué ocurre si un perro come madera?

A veces no ocurre nada porqué un perro coma madera, pero otras veces puede causar una perforación en el estómago o esófago, astillas en las encías, ahogo, o malestar gastrointestinal en general. 

¿Por qué mi perro está obsesionado con los palos?

Tu perro podría estar obsesionado con los palos porque los ve como un juego o algo divertido para morder. 

Mi perro se ha comido un palo y ahora está vomitando. ¿Qué debería hacer?

Llama a tu veterinario lo antes posible. Si recibe atención médica rápidamente, es más probable que se recupere y esté bien muy pronto. 

Los perros podrían comerse muchos palos, pero ya que esto es algo peligroso, es algo que tienes que tener en cuenta y saber la causa. Tan solo sigue los pasos que damos en el post o trabajo con un entrenador o entrenadora canino si no eres capaz de solucionar el problema. 

¿Tu perro está obsesionado con los palos? ¿Qué has hecho para solucionar este problema? ¡Cuéntanos tu experiencia en los comentarios!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

También te puede interesar

Deja un comentario