Mi perro tiene miedo al veterinario.

Debido a que los perros generalmente solo necesitan visitar al veterinario una o dos veces al año, este ambiente puede ser poco familiar para ellos, y potencialmente asustar a muchos perros. 

Sin embargo, muchos perros tienen experiencias positivas en su visita al veterinario/a ya que han visitado la clínica varias veces y saben que se van a llevar un premio por su visita, pero no todos los perros tienen este tipo de experiencia positiva. Y para estos perros, ninguna experiencia puede ser tan terrorífica como un viaje en coche hacía la oficina del veterinario/a. 

Pero no te preocupes: Hay varias cosas que puedes hacer para calmar a tu perro en el veterinario. A continuación compartiremos contigo algunas de las mejores técnicas y estrategias para conseguir que tu perro tenga la mejor experiencia posible en el veterinario. 

¿Por qué los perros se asustan al ir al veterinario?

Es imposible racionalizar con tu perro, y decirle lo que está pasando, o explicarle lo que está apunto de pasar. Como consecuencia, lo inesperado puede asustar a nuestros perros. 

De hecho, hay muchas cosas que nosotros y nosotras, como humanos, podríamos no darnos cuenta o pensar acerca de la experiencia de nuestro perro en el veterinario. 

Algunos cosas que pueden asustar a tu perro en el veterinario son las siguientes: 

  • Oler los medicamentos, productos de limpieza, y animales desconocidos en la clínica. Incluso si los otros perros están en otra sala o fuera de la vista de tu perro, hay señales y olores de los que nosotros y nosotras no somos conscientes y nuestro perro podría estar percibiendo. Esto es inevitable. 

  • Estar sujetos a procedimientos desconocidos. Imagino que la mayoría de nosotros inspeccionamos los ojos, oídos y bocas de nuestros perros de vez en cuando. Esto, sin embargo, puede ser algo extraño e incómodo para algunos perros. 

  • Ser puestos en posiciones en las que preferirían no estar. Algunas de estas situaciones podría incluir ser colocados en una camilla o escalera, ser vacunados, y el uso de otros equipamientos médicos. 

Piensa en esto: ¿Cuándo fue la última vez que llevaste a tu perro al veterinario para pasar un buen rato? La respuesta probablemente sea: Nunca. Esta falta de experiencias positivas puede llevar a tu perro a tener fobia al veterinario.

¿Cuáles son algunas cosas que un perro ansioso podría hacer en el veterinario?

¿por qué mi perro ataca a otras personas?

La ansiedad puede manifestarse de diferentes formas dependiendo del perro. 

Los perros no hablan nuestro idioma, así que es importante que aprendamos a leer el lenguaje corporal de nuestros perros y buscar señales de estrés. La mayoría de las señales de estrés funcionan en conjunción con las demás y raramente ocurren por separado. Así que, asegúrate de observar a tu perro por completo, de la nariz a la cola. 

Algunas de las señales más comunes que tu perro podría exhibir en el veterinario a causa de la ansiedad podrían ser las siguientes: 

  • Mi perro grita en el veterinario. Hacer ruidos no es algo raro en un perro que se siente abrumado. Los perros vocalizan por una serie de diferentes razones, pero si tu perro vocaliza sonidos como gritos, gimoteos o lloros, probablemente tiene miedo o ansiedad. 

  • Mi perro tiembla en el veterinario. ¿Sabes lo que se siente cuando tienes que esperar en el dentista? Temblar es una respuesta de tu sistema nervioso que te llama a correr o a pelear. Cuando tu perro encara una situación potencialmente horripilante, las hormonas del estrés están preparando a los músculos para bien pelear o correr, dando como resultado a los temblores en todo su cuerpo. 

  • Mi perro empieza a salivar. Si hace calor, y tu perro está relajado, salivar no es algo por lo que preocuparse. Pero un exceso de salivación puede indicar estrés. 

  • Mi perro se hace caca en el veterinario. Esto pasa más a menudo de lo que podrías pensar. Y a nadie en la clínica veterinaria le sorprenderá. El recto intestinal a menudo reacciona al estrés y a la ansiedad de esta forma. No es necesario que te preocupes demasiado, no es la culpa de tu perro. Tan solo recuerda llevar bolsitas de repuesto para recogerlo todo. 

  • Mi perro ladra en el veterinario. Algunos perros, cuando se sienten estresados, podrían ladrar a la gente o a los animales en la clínica. ¿Recuerdas que hablamos de correr o pelear hace un momento? Bien, si descartas la opción de correr, entonces su única opción será luchar. 

  • Mi perro se pone agresivo en el veterinario. Algunas veces la tolerancia de tu perro a las personas, otros animales, o ser tocado, puede disminuir drásticamente en un ambiente estresante. Estos podrían ladrar o atacar, como mencionamos justo ahora. También podrían gruñir, incluso llegar a morder. Esto es su forma de comunicar que no se sienten cómodos, así que es importante no castigar a tu perro por dejárnoslo saber. Si lo hacemos, tu perro podría morder sin advertir previamente la próxima vez, lo cual es mucho peor. Nota que la agresión y la ansiedad van de la mano, así que deberías considerar trabajar con un profesional si tu perro muestra signos de agresividad. 

  • Mi perro hace… Nada. Exacto, “nada” de hecho puede ser una señal de que algo va mal. No podemos asumir que una falta de comportamientos significa que tu perro está bien. Si tu perro normalmente se muestra feliz y de repente se queda paralizado por el miedo, probablemente tu perro se está sintiendo muy sobrecogido por la situación. 

Entonces, ¿Cómo saber si tu perro está feliz? Mira a sus orejas, boca, cola, ojos, y los movimientos de su cuerpo. ¿Están sus orejas caídas y relajadas, la cola se mueve de lado a lado y su mandíbula está relajada? ¿Su mirada es suave y relajada? 

Mientras más aprendas sobre el lenguaje corporal canino, mejor mitigarás cualquier problema antes de que surja. 

¿Cómo llevar a un perro reactivo, asustado o agresivo al veterinario?

Hay varias cosas que puedes hacer para que la visita al veterinario/a sea más placentera para tu perro. Algunas de las cosas que puedes hacer son las siguientes: 

  • Lleva a tu perro al veterinario en horarios más tranquilos. Concretar una cita en el veterinario a primera o a última hora del día significará que la clínica estará menos transitada y será menos caótica. Los veterinarios y veterinarias a menudo tienen horarios de emergencia donde no tienen citas, y están disponibles para los pacientes perrunos más nerviosos. También, los horarios por la mañana suelen estar menos ocupados que las tardes o los fines de semanas. Así que ten esto en cuenta y tómate un momento libre del trabajo si puedes. Y no te preocupes por dejarle saber al personal veterinario el tiempo con el que cuentas. Ellos y ellas serán capaces de darte un horario apropiado para ti y para tu perro. 

  • Visitas amigables. Lleva a tu perro a visitar al personal veterinario cuando no estés allí por ninguna razón médica. Asegúrate de llevar contigo unos premios sabrosos para tu perro y dejar a tu perro olfatear por la clínica veterinaria y saludar a todo el personal. Esto hará que la experiencia sea mucho más positiva. 

  • Haz tus búsquedas e investigaciones. No todas las clínicas veterinarias funcionan del mismo modo. Si puedes, busca clínicas en la que el personal esté preparado en tratar con perros con miedo. Esto significará que el personal veterinario estará preparado y habrá sido entrenado para conseguir que la experiencia de tu perro sea lo más positiva posible. También significará que ellos y ellas saben como manejar a un perro ansioso o nervioso sin usar la fuerza. 

  • Practica. A todos los perros no les gusta ser tocados. A algunos no les gusta que les toquen las orejas, mientras a otros no les gusta que les examinen la boca. Así que, practica estas cosas previamente. Por ejemplo, puedes mirar los oídos de tu perro, y después darle un premio. Recuerda que, tu perro se encontrará más ansioso con cosas desconocidas. Si no estás seguro o tu perro ya tiene miedo de ciertos procedimientos, puedes contactar con un entrenador profesional canino para que te ayude a atravesar este proceso. 

  • Puedes entrenar a tu perro para que coopere en su propio cuidado. Este procedimiento es comúnmente utilizado cuando se tratan animales en los zoológicos, y permite a tu perro a no solo tolerar el tratamiento si no también tener la posibilidad de decir no. 

  • Ejercicio. Algunas veces la ansiedad puede ser exacerbada por la sobre excitación. El ejercicio no evitará por completo la ansiedad, pero si tu perro da un paseo largo y agradable antes de visitar al veterinario, podrá sentirse un poco más relajado. 

  • Enséñale a tu perro a calmarse. Hay un protocolo para enseñarle a tu perro a calmarse. Es una habilidad par enseñarle a tu perro que resulta muy útil. Empieza a enseñarle a tu perro a calmarse en situaciones normales, y luego, poco a poco, incrementa el nivel de distracción a su alrededor. Muy pronto, tu perro será capaz de calmarse en todos los entornos, incluyendo en el veterinario. 

  • Mantén la calma. Asegúrate de permanecer calmado, sin importar la reacción de tu perro. No alces tu voz, tires de la correa, castigos, etc. En lugar de esto, hazle saber a tu perro que estás ahí para lo que necesite. Está bien si lo acaricias, agarras, o hablas a tu perro si está asustado, de la misma manera con la que tratarías a una persona que siente ansiedad. 

Y recuerda, si estás estresado, tu perro probablemente pensará que hay un motivo por el que estresarse. 

Cómo calmar a un perro en el veterinario

acude al veterinario si tu perro ladra mucho

Si tu perro tiene estrés, ansiedad, o miedo, es completamente entendible y aceptable hacerlo sentirse cómodo. De hecho, te animo a hacerlo. 

A continuación te traemos algunos opciones para calmar a tu perro en el veterinario que podrían ayudarte: 

  • Premios. Si a tu perro le gustan los bocados y snacks y sueles usarlos en su entrenamiento, te recomiendo ir al veterinario con una bolsa llena de estos premios. Ten en cuenta que tu perro podría estar demasiado ansioso para comer cualquier cosa mientras está en el veterinario, pero de todas formas, es mejor ir preparado. 

  • Caricias y cariño. Si tu perro quiere estar cerca de ti en todo momento, permítele acurrucarse contigo. Es normal que tu perro necesite buscar tu calor y cariño durante este momento. 

  • Aléjate de aquello que pueda provocar estrés o ansiedad en tu perro. Trata de mantener una distancia considerable de otros perros o personas con los que tu perro podría comportarse de forma reactiva. No temas a preguntar en la clínica veterinaria si tienen una habitación vacía donde puedas esperas con tu perro, en lugar de estar en una zona concurrida. 

  • Evita cualquier forma de castigo. Incluso si crees que el comportamiento de tu perro está siendo inapropiado, probablemente no lo puede evitar y tendrá una reacción emocional. Al reprimir a tu perro, puedes conseguir que la ansiedad empeore y se elimine su zona de confort (o sea, tú). 

¿Puedo darle a mi perro calmantes o sedantes para visitar al veterinario?

También querrás hablar con tu veterinario o veterinaria acerca de medicamentos ansiolíticos. Existen muchas opciones farmacéuticas, y estas podrían ayudar a tu perro a estar menos estresado. Esto podría hacer de la visita al veterinario algo más tranquilo para todos. 

Aunque hay medicamentos para la ansiedad que se usan diariamente, si tu perro solo tiene ansiedad en ciertas situaciones (como en el veterinario), entonces podrás usar estos medicamentos de forma puntual. Estos ansiolíticos se suelen dar 30-60 minutos antes de llegar a la clínica y su efecto suele durar alrededor de 3-6 horas. 

De nuevo, habla con tu veterinario o veterinaria antes de nada. Ellos y ellas te ayudarán con ello, y podrán trabajar contigo en encontrar la solución médica que mejor se adapte a tu perro. 

¿Debería mi perro llevar bozal para visitar al veterinario?

bozales antiladridos para perros

Bajo mi opinión, pienso que todos los perros deberían aprender a llevar puesto el bozal. Antes de nada usa el bozal en casa y haz que la experiencia sea positiva para tu perro, para luego cuando necesites usarlo, no sea una causa más de estrés. 

Por otro lado, si tu perro nunca ha usado un bozal, ya se siente ansioso al visitar al veterinario, y de repente le pones uno, probablemente tu perro lo odie y se estrese más. 

Nota que no todos los bozales son iguales. Yo prefiero los bozales de cesta para la mayoría de ocasiones ya que te permiten darle premios a tu perro y son menos restrictivos. Hay muchas marcas en el mercado, y claramente, no todas las caras de los perros son iguales y necesitan el mismo tipo de bozal. 

¿Qué pasa si mi perro le muerde al veterinario? ¿Puede el veterinario denunciarme si mi perro le muerde?

Ser mordido de vez en cuando es parte del trabajo de un veterinario o veterinaria, y la mayoría de veterinario ven el riesgo de ser mordidos como “gajes del oficio”. Si tu veterinario/a siente que un perro podría morderle, el o ella, generalmente, tendrá una precaución extrema, hasta el punto de suministrar sedantes y asegurarse de que el perro tiene puesto el bozal. 

Legalmente, los veterinarios y veterinarias asumen el riesgo potencial de ser mordidos como una condición de su trabajo y habría muy pocas posibilidades legales de que te denuncie (solo en el caso de que seas realmente culpable de haber provocado un riesgo de forma premeditada). 

¿Puede un veterinario o veterinaria rechazar tratar a un perro?

Tu veterinario o veterinaria tiene todo el derecho a rechazar tratar a tu perro, al igual que tu tienes el derecho de rechazar un tratamiento recomendado.

Aparte de casos de emergencia, los veterinarios y veterinarias tienen el derecho de decidir si continuar con un cliente o no. Si eres cliente, el veterinario/a tiene la obligación de seguir trabajando contigo o recomendarte a otro veterinario/a. 

Esta situación es poco probable en el caso de un perro con ansiedad o miedo, así que no te preocupes demasiado. Sin embargo, tomar precauciones y minimizar riesgos es ideal para todo el mundo. 

¿Puede un perro traumatizarse tras una visita al veterinario?

Cada vez que exponemos a nuestros perros a algo que que encuentran terrorífico, potencialmente los estamos traumatizando. Visitar al veterinario, sin embargo, no tiene porque ser traumático si tomamos cartas en el asunto para minimizar el estrés y evitar todo aquello que provoque reacciones negativas en tu perro. 

Los veterinarios y veterinarias están ahí para ayudarte. 

Haz que el veterinario sea una experiencia libre de estrés reduciendo el riesgo, calmando a tu perro cuando esté ansioso, y creando una relación positiva con la clínica. Haz que se sienta cómodo siendo tocado practicando esto en ambientes con poco estrés y dándole sus premios favoritos. 

¿Tu perro tiene miedo al veterinario? ¿Qué haces tu para calmar a tu perro? ¡Nos encantará leer vuestras experiencias abajo en los comentarios!

curso de adiestramiento para perros
5/5

🐶 | 4 Módulos de entrenamiento canino profesional Sin Castigos. 

🌎 | Disponible para España y Toda Latino América. 

💸 | 50% de descuento y Garantía de 30 días. 

💎 | Acceso Premium Para Toda La Vida, Grupo Privado de FB y Tutorías Personalizadas. 

Porque la vida con perro es dos veces buena.

También te puede interesar

Deja un comentario