Mi perro tiene miedo a salir a la calle ¿Qué puedo hacer?

mi perro tiene miedo a la calle
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Una de las grandes razones por las que podrías disfrutar compartir tu vida con un perro es porque a los perros les encanta salir afuera a la calle. Salir a pasar, jugar en el sol. ¿Podría haber una razón mejor para salir a la calle a disfrutar del buen tiempo? 

Pero desafortunadamente, no todos los perros se sienten de esta forma. Algunos perros tienen miedo a dejar la casa, y no hay juegos suficientes o cosas que les motiven a salir afuera y perseguir su pelota preferida todo el día. 

Tabla de contenidos

¡No te preocupes! A continuación te explicaremos porque los perros desarrollan el miedo a relacionarse en el exterior y compartiremos algunas estrategias para ayudar a tu perro a superar el miedo a la calle. 

Señales que indican que tu perro tiene miedo a salir a la calle

Debido a que no podemos preguntare a un perro cual es su problema, sirve de gran ayuda prestar atención a las señales de estrés de tu mascota y descubrir cuales son sus detonantes. Esto te ayudará a reconocer cuando tu perro esté asustado, para que así puedas finalmente desensibilizarlo y condicionarlo para que gane confianza ante la presencia de aquellas cosas que lo asustan. 

Los perros normalmente nos hacen saber si se sienten asustados a través del lenguaje corporal canino. Algunas de las formas en la que los perros muestran señales de miedo son las siguientes: 

  • Jadeos.

  • Pupilas dilatadas.

  • Ojo de ballena.

  • Se lame los labios.

  • Aparta la vista.

  • Temblores.

  • Camina de un lado a otro.

  • Salivación.

  • Depresión.

  • Orina o defecación. 

  • Orejas de punta hacia atrás.

  • Ladridos o lloros excesivos. 

  • Se niega a andar.

  • Tira fuerte de la correa, posiblemente hacia la casa. 

  • Agresión o reactividad. 

  • Se agacha. 

  • Cola entre las patas. 

Observar estos tipos de comportamientos pueden ayudarte a descubrir si tu perro tiene miedo o está estresado, y también puede ayudarte a descubrir cuales son los detonantes que activan el miedo de tu perro. 

Cuando un perro tiene miedo a salir a la calle, puede tener un gran impacto negativo en casi cada aspecto de su vida. Puede ser prácticamente imposible sacarlo a hacer sus necesidades y puede llevar a la obesidad ya que habrá menos oportunidades para que se ejercite. También puede elevar los niveles de estrés de tu perro, ya que los perros liberan mucho estrés mental oliendo y explorando su entorno con las actividades en el exterior. 

¿Por qué algunos perros tienen miedo a salir a la calle?

Los perros que tienen miedo a salir a la calle no están intentando ponértelo difícil. Los perros normalmente tienen una buena razón en sus mentes por la que no quieren salir a la calle nunca más. 

A continuación, hablaremos sobre algunas de las razones comunes por las que los perros tienen miedo a salir a la calle. Descubrir en que categoría está tu perro puede ayudarte a animarlo para salir a pasear. Esto puede hacer que el proceso de desensibilización de tu perro sea más simple. 

Pánico de cachorro y mala socialización

Los pánicos de cachorro y una mala socialización son la raíz que causa el miedo de algunos perros a salir a la calle. 

Algunos cachorros que han llegado recientemente a un nuevo hogar con una nueva familia están muy estresados por todos los cambios que están ocurriendo en sus vidas. Esto puede manifestarse por el cachorro mostrando miedo por todo, incluyendo los espacios en el exterior cerca de la casa nueva. 

Además, hay períodos específicos para la socialización de un cachorro que duran hasta que el cachorro tenga 14 semanas de edad. Si un cachorro no tiene suficientes experiencias positivas fuera de casa durante este período, podría tener más miedo por los sonidos y olores del exterior una vez sea adulto. Los cachorros también podrían experimentar eventos traumáticos durante estos períodos ultra sensibles de miedo que podrían impactar de manera negativa en la forma que ven el exterior. 

Los perros mayores pueden continuar teniendo experiencias de socialización positivas. Pero el proceso de desensibilización en perro una vez que tengan miedo de algo llevará más tiempo y esfuerzo que trabajar en una socialización apropiada en cachorros jóvenes.

Sensibilidad al sonido y sobre estimulación

La sensibilidad al sonido y la sobre estimulación también son razones comunes por las que un perro podría tener miedo a salir a la calle. 

Si tu perro empieza a mostrar miedo a la calle sin razón aparente, es posible que haya escuchado un sonido fuerte en la calle que lo asuste. 

Algunos de los sonidos más comunes que pueden asustar a los perros son los siguientes: 

  • Perros ladrando.

  • Cortacésped.

  • Construcciones, obras y equipamientos. 

  • Tormentas o fuegos artificiales.

  • Ruido de coches. 

  • Camión de la basura. 

Incluso si no puedes descubrir que ruido exactamente asustó a tu perro en un inicio, observar a tu perro buscando comportamientos de miedo y tomando los pasos para prevenir que tu perro escuche ruidos que lo asusten puede llevar a suavizar sus niveles generales de estrés. 

Para algunos perros, todas las cosas y actividades que ocurren en el exterior (especialmente en zonas urbanas) les causa mucho más estrés que estar dentro de casa.

Los perros que se ven afectados de esta forma generalmente tiende a asustarse más fácilmente o sobresaltarse que la media de perros. 

Inexperiencia con la correa y el collar

El entrenamiento con la correa es una parte importante para sacar a tu perro a pasear sin miedo, ya que algunos perros tienen ansiedad al llevar puesto una correa o collar.

En algunos casos, esta ansiedad podría venir de la falta de familiaridad con este tipo de equipamiento canino. Esto podría deberse a que tu perro no haya pasado demasiado tiempo con la correa, ya sea porque es un cachorro joven que nunca se ha puesto un collar o correa antes, o debido a que es un perro adulto que nunca o casi nunca ha paseado con correa en el pasado. 

En cualquier caso, llevar un equipamiento nuevo puede ser estresante. 

Tu perro también podría haber hecho una asociación negativa con la correa o el collar si fue tratado malamente por alguien mientras llevaba puesto una correa con la que no podía escapar, o se le dio correctivos duros con la correa. 

No importa la razón por la que tu perro sienta ansiedad con la correa o el collar, necesitarás abordar estos miedos y ayudarlo a sentirse mejor al usar este tipo de equipamiento para que así se sienta menos asustado al salir a pasear a la calle.

Al principio introduce el collar y la correa y practica con tu perro en casa. 

Además, utilizar un arnés durante los paseos puede ayudar a reducir la presión en el cuello de tu perro, lo cual también podría ayudar a tu perro a sentirse más cómodo y confiado mientras explora el mundo exterior. 

Se paciente, tómate tu tiempo, y déjate ayudar por entrenadores caninos y cursos de entrenamientos con correa y situaciones durante los paseos que parezcan no mejorar nunca. 

Lesiones y otros problemas médicos

Los problemas médicos y las lesiones pueden influenciar en cómo se siente tu perro al salir a la calle o acompañarte en un paseo. 

El dolor en una pezuña o pata podría causar que un perro tenga miedo a salir a la calle. Estos problemas puede ser causados por algo tan simple como unas uñas demasiado largas o un corte en su pata, pero también pueden ser causados por problemas persistentes que requieran un tratamiento, como por ejemplo la artritis o artrosis. 

Otros problemas también podrían hacer que tu perro sea menos propenso a querer pasear en el exterior. Problemas de salud internos, por ejemplo, podrían causar que tu perro se sienta aletargado o con malestar general. Los problemas de visión también podrían causar que tu perro tenga miedo a salir a la calle, especialmente cuando esté oscuro. 

Los perros ancianos parecen asustarse más fácilmente por los cambios y recordar sus miedos durante más tiempo que los perros más jóvenes. Estos también pueden desarrollar demencia canina, la cual puede causar que tu perro actúe de manera extraña incluso en circunstancias familiares. 

Si crees que tu perro podría tener una razón médica que le esté causando miedo al exterior, llévalo al veterinario/a lo antes posible. 

Experiencias negativas en la calle y exteriores

Las experiencias negativas pueden acompañar a un perro durante mucho tiempo después del incidente traumático inicial y afectar a cómo se sienta al salir a la calle. 

Ser picado por algún bicho, comerse un insecto, o pisar algo afilado puede ser algo poco placentero por lo que tu perro podría querer evitar salir a la calle. Experiencias tales como conocer a un perro o persona agresiva mientras está en la calle también podría convencerle de que estar dentro de casa es más seguro. 

Cambios en la vida u obstáculos físicos

Los cambios en la vida los obstáculos físicos son otras razones comunes por las que algunos perros no quieren salir a la calle. 

Por ejemplo, si te acabas de mudar a una segunda planta y tu perro no tiene mucha experiencia con las escaleras, este podría tener miedo de pasar a través de ellas. 

Suelos escurridizos u otro tipo de suelos también podrían asustar o confundir a tu perro, pero añadiendo una alfombra antideslizante para que tu perro tenga más tracción cuando cruce el suelo puede hacer maravillas para que se siente con más confianza. Puede que tu perro no necesite está solución para siempre, pero es una forma rápido de ayudar a tu perro a volver a su hábito de disfrutar de los paseos en la calle. 

¿Cómo puedes resolver el miedo de tu perro a salir a la calle?

Si tu perro tiene miedo, y quieres ayudarlo a sentirse mejor durante las excursiones en el exterior, hay varios pasos que puedes tomar para ayudarle, dependiendo de lo que pueda asustar a tu perro. Tan solo recuerda tomarte tu tiempo y moverte por zonas donde tu perro se sienta cómodo. 

Identifica que es lo que provoca el miedo a tu perro

Una de las cosas más útiles que puedes hacer si tu perro tiene miedo a salir a la calle es descubrir que es lo que provoca ese miedo para que así puedas ayudarle a aprender gradualmente a sentirse menos asustado.

Si no estás seguro/a de lo que provoca el miedo en tu perro, puede ser más difícil ayudarle a mejorar en cómo se siente al salir a la calle. 

Así que, presta atención a cómo actúe tu perro cuando vea u oiga cosas diferentes, observa su lenguaje corporal, y probablemente te hará saber exactamente lo que le está dando miedo. 

Desensibiliza a tu perro de las cosas del exterior que le provoquen miedo

La desensibilización se refiere a un método con el cual gradualmente acostumbras a tu perro a los detonantes y entornos que lo asustan. 

Por ejemplo, si tu perro accidentalmente se quedó en la calle durante una gran tormenta, los ruidos que escuchó durante la tormenta podrían convertirse en un detonante del miedo. Desensibilizar a tu perro a estos sonidos gradualmente lo ayudará a sentirse menos asustado a ellos. 

Para resolver la ansiedad a las tormentas, podrías empezar encontrando una grabación de tormentas y ponerla a bajo volumen durante poco tiempo en tu casa. Si tu perro se sobresalta y sale corriendo a causa del sonido, ponlo más bajo, o pon el altavoz más alejado de la localización de tu perro. 

Nuestros perros también pueden agarrar sus miedo de nosotros/as, así que si actúas como si nada raro estuviera pasando, esto podría ayudar a calmar a tu perro.

Poner gradualmente la grabación de las tormentas más alto y más tiempo a lo largo del tiempo puede ayudar a tu perro a desensibilizarse y acostumbrarse a lo que una vez lo asustaba. 

Condiciona a tu perro de manera positiva a las cosas que lo asustan

El condicionamiento positivo conlleva cambiar la respuesta de tu perro a las cosas que lo asustan un paso más allá. En lugar de simplemente acostumbrar a tu perro a estos miedos, le ayudarás a asociar buenos sentimientos con estos miedos complementándolos con premios.

Si tu perro no puede escuchar la grabación de las tormentas sin actuar de manera estresada o con miedo, pon la grabación suave mientras tu perro come algo que le guste mucho. 

Si la comida no lo incita lo suficiente para mantenerse concentrado, dale muchos pequeños bocados deliciosos mientras poner la grabación durante un período corto de tiempo puede ser incluso más efectivo para la mayoría de perros. 

Una vez que tu perro actúe con menos miedo, puedes incrementar el volumen y la duración gradualmente, uniendo estos miedos con experiencias maravillosas como premios, juguetes, o incluso sesiones de juego. 

Haz de las excursiones y los paseos por la calle una experiencia positiva

Lo ideal sería salir a la calle con tu perro durante un período corto de tiempo, mientras intentas asegurarte de que no ocurra nada que asuste a tu perro mientras estáis en el exterior.

Si tu perro puede salir de la casa e incluso pasar algunos segundos tranquilo en el exterior antes de correr hacia dentro, prepárate para recompensar su actitud calmada con un puñado de premios deliciosos. 

Una forma de animar a tu perro a moverse hacia algo que lo asuste (como la puerta de la casa) es dándole premios o haciendo una ruta de premios para ayudarle a moverse fuera y dentro de la casa por su cuenta. 

Esto puede ayudar a tu perro a sentirse más relajado al caminar hacia fuera de la puerta.

Practica caminar hacia la puerta de tu casa, atravesarla, darte la vuelta, y volver a la casa de una forma calmada varias veces seguidas antes de intentar salir a pasear.

A medida que tu perro se sienta mejor al salir de casa, empieza a darle premios de tu mano y gradualmente incrementa la distancia que tu perro tenga que caminar para recibir cada premio. 

Evita aquello que provoque el miedo de tu perro

Incrementa la distancia entre tu perro y aquello que sepas que provoca su miedo mientras estáis fuera paseando para ayudarle a sentirse más seguro. Si tu perro actúa de forma temerosa, reactiva, o no quiere tomar los premios, incrementa la distancia entre tu perro y las cosas que le den miedo. 

Por ejemplo, si sabes que tu perro tiene miedo de ruidos fuertes y repentinos y ves unos conos naranjas y una construcción delante tuya mientras estás paseando con tu perro, cambiar de dirección o darte la vuelta podría ser mejor que exponer a tu perro a un sonido que lo asuste. Las retiradas tácticas puede ser una estrategia muy inteligente.

Practica buenas maneras con la correa

Establecer un buen uso y unas buenas maneras con la correa puede darle bastante confianza a tu perro durante los paseos. 

Trabaja en el buen uso de la correa dentro y fuera de casa si es posible. Y asegúrate de darle muchos premios a tu perro cuando camine cerca de ti con la correa.

Esto podría parecer una solución rara, pero si tu perro tiene las suficientes sesiones de prácticas paseando contigo dentro de casa, probablemente se sienta con más confianza al pasear por la calle contigo. 

Se paciente

Siempre tómate tu tiempo cuando intentes animar a tu perro y darle confianza para que salga a la calle y planea una estrategia para salir afuera. Si tu perro solo puede caminar con confianza hasta el final de la calle y volver a casa, no lo fuerces a caminar más lejos de lo que esté cómodo.

No debes forzar a tu perro a una situación donde no se sienta cómodo. Ser paciente y animar a tu perro por las pequeñas victorias es la mejor manera de tener éxito. 

Agarra algunos bocados para perros y anima a tu perro a caminar un poco más lejos cada día hasta que se sienta bien al caminar en otros lugares menos familiares. Tan solo asegúrate de que tu perro camina con un equipamiento a prueba de fugas para que no pueda escaparse por culpa del pánico. 

Si tu perro se vuelve más valiente cuando está cerca de aquellas cosas que le dan miedo, continúa premiando su valentía, presta atención a sus señales de estrés, y por supuesto, practica la paciencia. 

Por encima de todo, asegúrate de ayudar a tu perro a dejar una situación si empieza a asustarse.

Quizás nunca podrías llegar a saber que ocurre en la calle que asuste tanto a tu perro. Pero, si puedes localizarlo y luego gradual y positivamente lo reintroduces a aquellas cosas que lo asustan, mientras lo ayudas a tener otras experiencias en la calle que sean placenteras y no lo asusten, estarás en el buen camino para ayudar a tu perro a que se libre del miedo al exterior. 

¿Tu perro tiene miedo a salir a la calle? ¿Qué provoca el miedo en tu perro? ¿Qué estás haciendo para ayudarle? ¡Cuéntanos tu experiencia en los comentarios!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

También te puede interesar

Deja un comentario

Rate this post