Cómo elegir el nombre de tu perro

elegir el nombre de tu perro
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

La mayoría de dueños y dueñas de perros tienen una historia especial acerca del nombre de sus perros, y por una buena razón, es uno de los grandes momentos en la relación con tu perro. 

Aunque es divertido, el proceso de ponerle un nombre a tu perro puede ser una aventura de prueba y error, y es importante recordar que el nombre de tu perro puede tener ramificaciones. 

Tabla de contenidos

A continuación, te explicaremos cómo elegir el mejor nombre para tu perro y te daremos algunos consejos para elegirlo. 

¿Por qué es tan importante el nombre de tu perro?

Obviamente, puedes ponerle el nombre que quieras a tu perro, pero algunos nombres funcionan mejor que otros. 

Piensa en tu propio nombre por un segundo. Imagina que fuera diferente, por ejemplo “Hola”. Seguro que sería divertido un rato, pero podría ser un poco confuso intentar descubrir si alguien simplemente te está saludando o te está llamando. 

El mismo principio se aplica con tu perro: Su nombre debería ser reconocible instantáneamente para él para evitar confusiones con los comandos o las palabras más comunes.

Los nombres también tienen un peso, tanto si nos gusta como si no, necesitarás considerar los sentimientos que provoquen en otras personas. 

Ciertas palabras que podrías usar como un nombre están cargadas con emociones. Como, por ejemplo, “Alegría”. Te imaginarías que Alegría el perro es muy amigable. Por el otro lado, un nombre como “Diablo” probablemente provocaría pensamientos de que el perro tiene una actitud problemática. 

Elegir un nombre equivocado para tu perro puede impactar en todo, desde el entrenamiento hasta las citas con el veterinario/a. En cambio, el nombre adecuado puede ser algo memorable. 

¿Los perros entienden sus nombres?

No está claro si lo perros tienen o no un sentido verdadero sobre si mismos, o si entienden que sus nombres están asociados con su identidad. 

Es posible que lo hagan, pero los perros no pasan “la prueba del espejo”. Un experimento común llevado a cabo por expertos conductuales para mirar de cerca los comportamientos internos en la mente de un animal. 

En otras palabras, pasar la prueba del espejo significa que el animal se reconoce a si mismo y, por tanto, tiene un sentido de si mismo. 

Solo unos cuantas especies de animales pasan la prueba del espejo. Estos animales son los que te esperarías: Chimpancés, orangutanes, y delfines normalmente lo hace, y los gorilas y los elefantes lo hacen en algunos casos. 

Los humanos pasamos la prueba, pero solo una vez que hemos alcanzado alrededor de los 2 años de edad. 

Como mencionamos anteriormente, los perros fallan la prueba.

Sin embargo, algunos investigadores creen que la prueba del espejo es injusta para los animales que conocen el mundo a través de su sentido del olfato, en lugar de visualmente. 

Pero a pesar de si los perros tienen sentido de si mismo o no, estos aprenden a asociar palabras con objetos o acciones a través de la repetición y el entrenamiento. Esto incluye cosas como sentarse cuando le dices “sienta” o reconocen que “pasear” significa que va a dar una vuelta por el vecindario. 

Lo mismo ocurre con el nombre de tu perro. 

Por último, tu perro podría no reconocer que el es Tobby, pero sabe que cuando digas “Tobby”, significa que que quieres algo de él. 

Esto es por lo que te animamos a repetir el nombre de tu perro frecuentemente para aclimatarse rápidamente. 

Consejos para elegir el nombre de tu perro

Elegir el nombre de tu perro debería ser divertido, y encontrar el nombre adecuado es más fácil cuando sigues una serie de consejos básicos: 

  • Elige un nombre que te guste: Elige algo que te encante. Vas a estar diciendo este nombre durante muchos años, así que siempre elige un nombre que encaje con tu estilo. 

  • Elige un nombre que empiece con una consonante: Algunas personas sienten que una consonante fuerte al principio de un nombre es lo mejor, tales como la C o la B. 

  • Elige un nombre con una vocal al final: Una consonante podría ser buena para el principio del nombre de tu perro, pero una vocal funcionará mejor para el final del nombre. Estos nombres tienden a ser más fáciles de pronunciar. 

  • Selección de las sílabas: Un nombre con una o dos sílabas son los nombres que funcionan mejor, ya que los nombres largos pueden provocar que te trabes durante las sesiones de entrenamiento. 

  • Busca la longevidad: Busca un nombre que crezca bien con tu perro. Por ejemplo, si le pones a tu mastín “Peque” cuando tiene unos meses de edad puede ser un buen nombre, pero este crecerá cuando sea adulto y el nombre “Peque” podría no encajar bien. De forma similar, algunas razas de perros cambian de color con los años. Así que, si le pones a tu perro “Negri” cuando es cachorro podría quedarse desfasado si cambia el color de su pelaje. 

  • Se original: Hay una serie de nombres de perros que son muy comunes y a mucha gente les gusta. Pero si quieres un nombre que no haga girar diez cabezas durante el entrenamiento, evita nombres súper comunes. 

  • Prueba, prueba, y sigue probando: Siempre puedes probar un nombre durante un día o dos para ver si es el adecuado. Podrías elegir un nombre y descubrir que no funciona, y no pasa nada. Podría sonar un poco ridículo, pero practica llamar a tu perro con un nombre o imagina rellenar los formularios del veterinario antes de determinar la selección final. 

  • Úsalo: Una vez que encuentres el nombre perfecto, es hora de ponerlo en práctica. Úsalo en cada ocasión que tengas con tu perro para enseñarle a asociar el sonido de su nombre con lo que quieras. Esto es vital en el entrenamiento y mejorará la experiencia en general. Tu perro debería saber que su nombre significa algo bueno, como caricias en la barriga o atención.

Aunque poner el nombre a tu perro es algo divertido, hay algunos nombres que deberías tratar de evitar por todos los medios, por ejemplo: 

  • Los nombres que rimen pueden causarte dolor de cabeza: Evita nombres que rimen o suenen como algún comando básico. Por ejemplo, tu perro podría confundir la señal “No” si su nombre es “Gnomo”.

  • Considera vergüenzas futuras: Evita nombres con los que podrían sentirte incómodo al llamar a tu perro en el parque. Esto no siempre es algo obvio. 

  • Evita insultos: Sobra decir esto, pero el nombre de tu perro no debería ofender a nadie. Tan solo evita nombres vulgares o que degraden a una persona o colectivo. 

  • Evita asociaciones negativas: Es molesto, pero los nombres pueden tener connotaciones negativas que hagan que la gente te mire a ti y a tu perro de forma diferente. Asesino podría ser divertido cuando tu cachorrito llegue a casa, pero un nombre así podría traerte problemas. 

  • Relaciona el nombre de tu perro con experiencias positivas: Usa el nombre de tu perro solo en interacciones positivas. Tu perro no debería ser regañado con su nombre. Asocia “No” con correcciones y mantén su nombre para las experiencias positivas para que no cause un impacto negativo en él. 

¿Cuál es el nombre de tu perro? ¿Has tenido algún perro del que te arrepientes de su nombre? ¿Le has cambiado alguna vez el nombre a tu perro? ¡Cuéntanos tu experiencia en los comentarios!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Deja un comentario